LOS BUSCAGIGANTES


Santa Marta

Los Buscagigantes by Corona

Ramón Navarro surfeó la ola más grande de Chile y la bautizó en honor a su matriarca
Todo forma parte de Los Buscagigantes by Corona, proyecto encargado de documentar las marejadas más imponentes de Chile y el mundo.

El pasado viernes 11 de agosto fue una jornada inolvidable para el máximo exponente del surf nacional, Ramón Navarro. Luego de haber estudiado por más de 10 años el potencial de las grandes marejadas de la zona norte de Los Vilos, Navarro se dedicó durante tres días a encontrar la ventana o el espacio para poder surfearlas. Sin embargo, un repentino cambio en las condiciones climáticas y de viento ponía en jaque el propósito, emprendiendo el rumbo de vuelta a Pichilemu.

Sin embargo, a los minutos Ramón recibe la noticia de que su abuela de 88 años, matriarca de Pichilemu, fallece y, providencialmente, las condiciones atmosféricas vuelven cambiar, haciendo posible lanzarse sobre estas gigantes olas. ¿El resultado? Haber estado seis horas en el agua para dominar una ola de más de 10 metros de alto, probablemente la más grande de Chile (aún faltan las mediciones oficiales) y, según sus propias palabras, también la mejor que ha surfeado: Santa Martita. Todo es parte de Los Buscagigantes by Corona, trabajo audiovisual que durante siete años ha registrado las más grande olas de Chile y el mundo. Y esa no fue la excepción.

Siempre el sueño de cualquier surfista es descubrir una ola. Encontrarla y que esta ola sea soñada. Y tener la oportunidad de descubrirla es una sensación que no tiene precio para mí. Es mucho más que ganar un campeonato porque es algo nuevo. Estás siendo pionero en algo, descubriendo un lugar que nunca nadie lo ha surfeado. Y eso creo que me mueve mucho más que cualquier campeonato a mí, en la etapa de la vida que estoy viviendo ahora. Buscar olas nuevas es como el sueño de cualquier surfista: llegar a un lugar, surfear olas buenas, con amigos, pasarlo increíble. Y si es por primera vez, ¿qué más se puede pedir?
El descubrimiento y nombre de esta ola de más de 10 metros de altura estuvo marcado ese mismo día por la muerte de su abuela de 88 años. De ahí el nombre: Santa Martita.