NO MAS DESASTRES AMBIENTALES


Desastre ambiental en el sur: Patagonia apoya iniciativa contra la
industria salmonera


El desastre ambiental ocurrido en el sur del país con la muerte masiva de salmones en las regiones
de Los Lagos y Aysén no puede volver a repetirse. Es por eso que Patagonia te invita a tomar
acción a través de su página donde mediante la plataforma P2action, podrás enviarle un mail
directamente a las autoridades chilenas para exigir el fin de la industria de la salmonicultura en
canales, fiordos y lagos del sur del país. Esta es una forma de dar visibilidad al trabajo de
diferentes asociaciones, agrupaciones y ONGs que trabajan de forma constante para luchar contra
esta industria.
El objetivo de esta iniciativa, es concientizar sobre este tipo de negligencias ambientales y que de
una vez las autoridades chilenas se involucren y adopten medidas efectivas para regularizar y
limitar a las industrias que están destruyendo los ecosistemas y agotando los recursos naturales.
¿Por qué es importante? El mundo y el país están experimentando una crisis ambiental y climática
sin precedentes y es más importante que nunca cuidar el planeta, sobre todo aquellos espacios de
gran valor ambiental y con ecosistemas frágiles que están gravemente amenazados. 
Precisamente este será el tema a tratar en el espacio de conversación Charlas en el Refugio de
Patagonia, que este jueves 22 a las 20 horas transmitirá la charla “No más desastres ambientales”
a través de la cuenta Instagram de la marca outdoor, donde Juan Carlos Viveros, de Defendamos
Chiloé y Ramón Navarro, surfista de olas grandes, activista ambiental y embajador global de
Patagonia, profundizarán sobre lo que está ocurriendo en el sur. Es la misma historia que existe
detrás del documental “Estado Salmonero”, la producción dirigida por Daniel Casado y
protagonizado por Ramón Navarro, muestra el impacto de la salmonicultura en el medio
ambiente.
Muerte masiva de salmones en el sur de Chile
El pasado 27 de marzo se dio a conocer que más de 2 mil toneladas de salmones habían fallecido
en las regiones de Los Lagos y Aysén. Uno de los últimos reportes daría cuenta de 18 centros de
cultivo afectados. El desastre ambiental, según comunicó Sernapesca, sería consecuencia de la
presencia de floraciones de algas nocivas (FAN). Hasta el 15 de abril, la cifra de peces muertos
ascendía a 5.989 toneladas considerando ambas regiones.
El hecho provocó que la Comisión de Medio Ambiente del Senado invitara este lunes 19 de abril a
distintas instituciones públicas y privadas a presentar este tema, entre ellas, Fundación Terram
como única expositora de la sociedad civil. La organización ya había denunciado el desastre y la
responsabilidad de la industria de la salmonicultura, junto a la falta de información sobre el tema
en semanas anteriores y alertó sobre la cantidad de peces o biomasa en los centros.
“El propósito fue entregar información y manifestar nuestra preocupación sobre el incremento de
salmones en cultivo que están autorizando los servicios públicos en esta zona, considerando que
son áreas de ecosistemas muy vulnerables y valiosos en los cuales, tanto en fiordos como canales,

el recambio de agua es lento y además considerando que están cercanos o en áreas protegidas, lo
cual resulta extremadamente preocupante” señaló Flavia Liberona, Directora Ejecutiva de
Fundación Terram.
Asimismo, Liberona, quien además es bióloga, propuso ciertos cambios necesarios para evitar que
situaciones como estas se repitan en el futuro: “Es necesario normar la biomasa que se puede
cultivar en cada una de las concesiones debido a que lo ha estado pasando es que luego que una
concesión obtiene una Resolución de Calificación Ambiental, pide ampliación de esta concesión y
así va incrementando la biomasa que se cultiva en ese centro y, por lo tanto, generando más carga
orgánica en estos ecosistemas tan vulnerables, lo cual favorece eventos de floraciones algales
nocivas (FAN)”.
A los pocos días del desastre, un grupo de organizaciones ambientales denunciaron que la
principal causa de mortalidad de peces fue la falta de oxígeno. Esto a raíz de la presencia de
floraciones de algas nocivas (FAN) que proliferan en lugares donde se acumulan nutrientes debido
a un bajo recambio de aguas (como los fiordos) y también por el aporte de materia orgánica al mar
(como fecas o alimento no consumido), lo que está directamente relacionado con la
salmonicultura, una industria que ya ha protagonizado varios desastres ambientales.
Este es un hecho lamentable ocurrido en un escenario caracterizado por grandes ecosistemas y
biodiversidad de especies nativas y/o endémicas y en una zona protegida, ya que, como señala un
documento de Fundación Terram, el área marina costera protegida Fiordo Comau-San Ignacio de
Huinay, envuelto en el reciente desastre, es una zona que tiene “por finalidad establecer una
modalidad de conservación in situ de la biodiversidad del sector”. Sin embargo, existen 28
concesiones de acuicultura otorgadas dentro del Fiordo.
Las organizaciones como Defendamos Chiloé, Geute Conservación, FIMA, AIDA, Coordinadora No
Alto Maipo, Fundación Terram y Amigos de los Parques, entre otras agrupaciones que se siguen
sumando, se están movilizando para que no ocurran más desastres ambientales. Esta última
incluso levantó una campaña de firmas para exigir al Senado la regulación apropiada de la
industria de la salmonicultura que permita proteger los ecosistemas de la Patagonia, alineándose
así con la presentación de Fundación Terram anteriormente mencionada.

Di NO a los desastres ambientales en nuestros frágiles ecosistemas. Toma acción aquí
Ve el documental Estado Salmonero.