LOS PLÁSTICOS


Estreno online de documental “Los Plástico”: Pequeña comunidad de isleños enseña a surfistas de nivel mundial cómo vivir en armonía con la naturaleza

Estreno online del documental Los Plástico, filme, producido por Patagonia, que se liberará a partir de este viernes 2 de agosto a las 13:00 horas.

Cuatro surfistas de talla internacional se aventuraron en un viaje a la isla Alejandro Selkirk, con el objetivo de descubrir olas que podrían ser las más grandes del mundo. Lo que encontraron trascendió al deporte y se convirtió en una experiencia de conexión con la naturaleza.

El documental, producido por Patagonia, que ya se ha presentado a lo largo de Chile, en Estad
os Unidos y Europa, se podrá ver online en la plataforma patagonia.com/losplastico a partir del viernes 2 de agosto a las 13:00 horas.

Tras realizar una exitosa gira de exhibiciones por el norte, centro y sur de Chile, la costa este y oeste de Estados Unidos y Europa, el documental “Los Plástico” tendrá un lanzamiento online este viernes 2 de agosto a partir de las 13:00, momento que el documental quedará alojado en el sitio web de Patagonia para ser visto por cualquier persona.

Este material, producido por Patagonia, relata las intensas vivencias de cuatro surfistas de categoría mundial, quienes en el marco de un viaje a la isla Alejandro Selkirk, la menos explorada del Archipiélago de Juan Fernández, en busca de grandes olas, se enamoraron y comprometieron con la difusión de la vida sustentable y comunitaria que mantienen los 50 pescadores, que habitan temporalmente este lugar cada año y que incluso lograron que se transformara en Área Marina Protegida.

Tras una convocatoria liderada por Patricio Mekis, surfista y director del documental, los deportistas, Ramón Navarro, Léa Brassy y Kohl Christensen se unieron a la comunidad para compartir su estilo de vida e incluso ayudar a limpiar las playas del plástico que acarrea la marea. En este proceso se enteraron de que los habitantes de Selkirk consumen sólo lo que necesitan para vivir, priorizando el cuidado y gratitud hacia la naturaleza.

Alejandro Selkirk se ubica a 400 millas de las costas de Chile, gracias a una generosa flora y fauna nativa, esta isla parece guardar el secreto de la felicidad: una convivencia virtuosa entre la comunidad y la Tierra. Fue en 1966 cuando sus habitantes asignaron el apodo de “Plástico” a los extranjeros que llegaban a la zona, debido a que estos visitantes trajeron consigo los primeros artículos de este material que se registraron en el lugar.

El surf fue la excusa para llegar a Selkirk. La travesía consistía en correr olas gigantes nunca antes encontradas, una motivación que encendió el alma aventurera de estos deportistas. Sin embargo, al llegar allá el surf pasó a segundo plano. Las ancestrales enseñanzas de conexión, protección y equilibrada convivencia entre la comunidad y la naturaleza impactaron a los visitantes y los llevaron a reflexionar en cuanto al verdadero sentido de habitar la Tierra.

“Finalmente, navegar por la gran ola no era el tesoro que debíamos encontrar. Teníamos que descubrir que una comunidad puede cambiar su propio destino reuniéndose y protegiendo lo que es más valioso para su bienestar y sostenibilidad”, señaló Léa Brassy.

Y es que Selkirk tiene una tradición de armonía con el medioambiente. Los habitantes conforman una comunidad donde el compartir es el sustento principal, una forma de cuidarse unos a otros. La pesca de Langosta es su principal fuente de ingresos, pero la realizan de una manera sustentable y amable. Hace más de 120 años establecieron una talla mínima de extracción, sólo trabajan con lanchas artesanales, manejan sus vedas y son líderes mundiales en pesca sustentable. De hecho, la pesca de Selkirk es la única de Sudamérica que cuenta con certificación del Marine Stewardship Council, una etiqueta ecológica que asegura una extracción bien administrada y ambientalmente sostenible. Hechos como estos, son los que llevaron a esta comunidad a impulsar proyectos como la gran Área Marina Protegida de Juan Fernández y Desventuradas, que suma más de 800.000 km2.

Pero no sólo eso. Los habitantes de la isla consumen sólo lo que necesitan para vivir y le devuelven cuidado, protección y mantenimiento. Recogen bayas silvestres para hacer mermeladas, consumen animales depredadores de su flora y fauna nativa, pero lo hacen con respeto y gratitud hacia la naturaleza.

“Yo ya había estado en Selkirk y quise que mis amigos surfistas conocieran un poco más de la generosa dinámica que se da con la comunidad costera del lugar. Fue una experiencia que valió la pena registrar para mostrar una forma de vida totalmente distinta a la que conocemos”, añadió Patricio Mekis, surfista y director del documental.

A modo de invitación, la directora de Marketing de Patagonia, Tania Garimani, concluye que “al reflejar el encuentro entre dos mundos, la historia de Los Plástico, nos permite conocer una forma de vida muy distinta a la rutina que tenemos quienes habitamos en las grandes ciudades. Además, nos muestra cómo un pequeño grupo de personas han sido capaces de lograr grandes cambios y aportar, con su granito de arena, a la sustentabilidad del planeta. Por todo ello invitamos a todos a ver este documental en nuestra plataforma online, pues es una experiencia imperdible e inolvidable”.